domingo, 3 de octubre de 2010

Todos los ricos del pueblo suplicarán vuestro rostro de siglo en siglo y particularmente en el fin del mundo


46. Todos los ricos del pueblo, para servirme de la expresión del Espíritu Santo1, según la explicación de San Bernardo, todos los ricos del pueblo suplicarán vuestro rostro de siglo en siglo, y particularmente en el fin del mundo, es decir que los más grandes santos, las almas más ricas en gracia y en virtudes serán las más asiduas en rezarle a la Santísima Virgen y a tenerla siempre presente como su perfecto modelo para imitarla, y su ayuda poderosa para socorrerlas.
1) Salmo XLIV, 13
Comentario
Nos parece importante destacar que San Luis María fue un varón profético, que comprendió la crisis moral e ideológica de su tiempo -la Revolución anticristiana- y previó que ante un pecado tan grande de amplios sectores de la humanidad vendrían intervenciones especiales de Dios por intermedio de la Ssma. Virgen, Reina de los Corazones, en el último período de la historia -los "Ultimos Tiempos"-, situado entre el Antiguo Régimen, en que le tocó vivir, y el fin del mundo. En otros pasajes habla de los Apóstoles de los Ultimos Tiempos, de los grandes santos que vendrán para derrotar la Revolución y restaurar la civilización cristiana inaugurando un período de florecimiento llamado el Reino de María. (ver "Revolución y Contra-Revolución", prólogo especial para la edición argentina, de Plinio Corrêa de Oliveira, edición argentina on line http://rcr-una-obra-clave.blogspot.com/ ).

No hay comentarios:

Publicar un comentario