sábado, 27 de diciembre de 2008

Intr., 7 - Las perfecciones insondables de Nuestra Señora (*)

7. Los santos han dicho cosas admirables de esta santa ciudad de Dios; y jamás han estado tan elocuentes y contentos, como ellos mismos lo confiesan, que al hablar de Ella.
Además exclaman que la altura de sus méritos, elevados por Ella hasta el trono de la Divinidad, no se puede ver; que la amplitud de su caridad, extendida por Ella más que la tierra, no se puede medir; que la grandeza de su poder, del que tiene inclusive sobre un Dios, no se puede comprender; y, finalmente, que la profundidad de su humildad y de todas sus virtudes y gracias, que forman un abismo, no se puede sondar. ¡Oh altura incomprensible! ¡Oh anchura inefable! ¡Oh grandeza desmesurada! ¡Oh abismo impenetrable!

(*) Nota de la Redacción
Los títulos de los 7 ítems de la Introducción hasta aquí publicados pertenecen a la Redacción, no al original. Cuando terminemos con ésta, reuniremos todos los ítems de las "Grandezas de María" en un solo archivo. Nos costó muchísimo tratar de conservar lo que el Santo dice y cómo lo dice, en este ítem 7º. Desde ya agradecemos a los lectores cualquier corrección.
civilizacioncristianaymariana@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario