jueves, 16 de abril de 2009

Nuestra Señora, acueducto por donde Dios hace pasar suave y abundantemente sus gracias - Dispensadora de todo lo que El posee

Imagen milagrosísima de Nuestra Señora del Buen Suceso - Quito, siglo XVII
(ver profecías en este sitio)
24. Dios Hijo ha comunicado a su Madre todo lo que ha adquirido por su vida y su muerte, sus méritos infinitos y sus virtudes admirables, y la ha hecho tesorera de todo lo que su Padre le ha dado en herencia; es por Ella que aplica sus méritos a sus miembros, que comunica sus virtudes y distribuye sus gracias; es su canal misterioso, es su acueducto, por donde El hace pasar suave y abundantemente sus misericordias.
25. Dios Espíritu Santo ha comunicado a María, su fiel Esposa, sus dones inefables, y la ha elegido como dispensadora de todo lo que El posee: de suerte que Ella distribuye a quien Ella quiere, cuanto quiere, como quiere y cuando quiere todos sus dones y gracias, y ningún don celestial es dado a los hombres sin pasar por sus manos virginales. Pues tal es la voluntad de Dios, que ha querido que todo lo tengamos por María; pues así será enriquecida, elevada y honrada por el Altísimo Aquella que se empobreció, humilló y escondió hasta el fondo de la nada por su profunda humildad, durante toda su vida. Esos son los sentimientos de la Iglesia y de los Santos Padres.
* * *
26. Si le hablara a espíritus fuertes (*) de nuestro tiempo probaría todo lo que digo simplemente con mayor extensión, a través de las Sagradas Escrituras, los Santos Padres -cuyos pasajes en latín citaría-, y por varias sólidas razones que pueden verse ampliamente deducidas por el R. P. Poiré en su “Triple Corona de la Santa Virgen”. Pero como le hablo en especial a los pobres y a los simples que, siendo de buena voluntad y teniendo más fe que el común de los sabios, creen con mayor simplicidad y mérito, me contento con declararles simplemente la verdad, sin detenerme a citar todos los pasajes latinos -que no entienden-, sin dejar de citar algunos, aunque sin rebuscarlos mucho. Continuemos.


(*) N. de la R.: espíritus fuertes: personas inficionadas por la moda ideológica de la época, manejada por los “filósofos” voltairianos anticatólicos; descreídos y que hacían gala de su falta de Fe en Dios. Era tan grande su influencia que decían: "la opinión gobierna al mundo y los filósofos gobiernan la opinión". Sólo con ayuda de la Ssma. Virgen se puede combatir con efectividad a los formadores de opinión anticristianos de ayer y de hoy.

Comentario
Dios infinitamente soberano quiere hacer pasar sus gracias por este acueducto virginal, suave y abundantemente...
¿Nos damos cuenta de cuántos tesoros podemos recibir en naturaleza y en gracia abriéndonos a la Ssma. Virgen? Cómo puede cambiar la vida de las personas y de la humanidad... es lo que está implícito en el triunfo del Inmaculado Corazón de María prometido en Fátima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario